En el año 1927, a la edad de 75, el Lama Itigilov entró en un estado de meditación profunda y dejó de respirar. 47 años después, tras su segunda exhumación, el cuerpo apenas presentaba signos de descomposición. Sus seguidores lo tenían claro: el lama no había muerto, sino que se encontraba en un profundo estado de meditación. ¿Pero es esto posible?

Vayamos un poco más atrás:

El Lama Itigilov, o Dashi-Dorzo Itigilov, nació en Rusia en el año 1852, donde empezó su instrucción religiosa a la edad de 16, convirtiéndose en las últimas décadas de su vida en un prominente líder espiritual. En el año 1927 pidió a otros lamas que iniciaran los ritos funerarios típicos con su cuerpo, a lo cual se negaron ya que el respetado lama seguía vivo. Itigilov comenzó a meditar sólo hasta que dejó de respirar. Dado por muerto, fue enterrado según su voluntad: en una caja de pino y en la posición en la que había muerto, la flor de loto. Todo eso eran deseos expresados en su testamento, en el cual se incluía otro curioso deseo: su cuerpo debería ser exhumado algunos años más tarde por otros monjes budistas.

La exhumación no se produjo hasta 1955 por primera vez y 1973 por segunda vez, es decir, 28 y 47 años respectivamente después de su muerte. En ambos casos, los monjes apenas apreciaron descomposición en el cadáver del lama, por lo que consideraron que no había muerto, sino que se encontraba vivo en un estado profundo de meditación. Debido a las restricciones religiosas de la Unión Soviética, los monjes mantuvieron el caso en secreto.

El 11 de septiembre de 2002 el cuerpo volvió a ser exhumado en presencia de algunos líderes budistas así como de algunos científicos y expertos en la materia. Y aquí empiezan las controversias y las diferentes teorías acerca del caso..

Cadaver del Lama Itigilov
Cadaver del Lama Itigilov

Teorías:

Para algunos de sus seguidores, como ya he dicho, el caso estaba claro: Itigilov no ha muerto, sino que se encuentra en un estado de meditación profunda.

Para el Dr. Victor Zvyagin, físico forense que analizó el cuerpo tras su última exhumación, aunque si bien no tenía ninguna duda de que Itigilov estaba muerto, llegó a la conclusión de que algunas características que su cadáver presentaban eran desconcertantes. En sus propias palabras, a pesar de llevar tantos años muerto, su cadáver se correspondía al de alguien que hubiese fallecido doce horas antes.

Para la profesora Galina Yershova, de la Russian State University for the Humanities, Itigilov no había muerto, sino que había dejado el mundo entrando en otro estado, el de la anabiosis, un estado temporal de latencia por desecación.

Para algunos, el cuerpo fue enterrado en sal, o bien se usó cualquier otro agente químico para protegerlo. Para lo de la sal, la teoría se fundamenta principalmente en una foto que muestra el pecho del cadáver y en el cual se aprecian signos del uso de la sal como agente conservante del cuerpo. Un informe de Al Jazeera también indica que el cuerpo, al menos desde su segunda exhumación en 1973, ha sido conservado en sal. En contra, las declaraciones del Dr. Victor Zvyagin, el cual afirma que no se hay signos del uso de la sal ni de cualquier otro elemento químico, ni fuera ni dentro del cadáver.

Para Brian Dunning y la Skeptic Society, sólo se trata de un buen truco perpetrado por el propio lama. Se sabe de Itigilov que tenía estudios de medicina y que había escrito incluso un libro de farmacología. Se sabe, también, que ya había antecedentes de lamas auto-momificados. Según Brian Dunning, un patólogo presente en el análisis del cadáver afirmó haber encontrado altos niveles de sales de bromo, una sustancia química usada para conservar la carne. Su teoría, por tanto, es que el propio Itigilov, basándose en sus propios conocimientos de medicina y farmacología, consumió en secreto suficiente sal de bromo durante sus últimos días de vida de manera que el cuerpo se conservara “por arte de magia” tras su muerte. La conexión entre los conocimientos de Itigilov, los antecedentes de otros lamas y los curiosos deseos expresados en el testamento de Itigilov estaba clara.

¿Pero hay más antecedentes o casos como este?

Los Sokushinbutso:

Como ha ye dicho anteriormente, en la propia tradición del Lama Itigilov ya había antecedentes de Lamas momificados tras su muerte. De hecho, podemos encontrar una enorme lista de casos en la Wikipedia en inglés bajo el artículo Buddhist mummies.

Aunque el caso más curioso lo obtenemos, como no podía ser de otra manera, de Japón, donde algunos siglos atrás unos monjes budistas de la forma del Budismo Shugendo pretendían alcanzar el estado de budeidad en vida provocándose la automomificación mediante una técnica un tanto curiosa llamada Sokushinbutso. Además de seguir estrictamente una dieta consistente en mucho ejercicio, semillas y frutos secos con el objetivo de perder grasa corporal, consumían un te venenoso que perseguía un doble objetivo: el de la pérdida de líquidos mediante el vómito que les provocaba; y que el cuerpo no fuese presa de los gusanos tras su muerte debido al veneno acumulado en él.

Pero, ¿por qué?

Según algunas formas de budismo, la muerte no es más que otro estado mental, algo así como un estadio intermedio entre nuestra conciencia actual y la de nuestro siguiente renacimiento. En este estadio intermedio se nos ofrecen las condiciones mas propicias para alcanzar la iluminación.

Supongo que lo que pretendían todos estos monjes momificados era precisamente eso, el alargar lo máximo posible el estadio entre la muerte y el próximo renacimiento, de manera que tuviesen suficiente tiempo para alcanzar la iluminación.

El ejemplo más claro de esto lo encontramos en las enseñanzas de el Bardo Thodol o Libro Tibetano de los muertos, en el cual se pretende guiar al moribundo a través de sus últimos instantes con vida y a alcanzar la iluminación en un breve periodo de tiempo tras la muerte.

Edito: aquí lo explico algo más detalladamente, Sobre el renacimiento y otros temas.

Fuentes:

Nota del autor: por más que he buscado, no he conseguido encontrar el informe de Al Jazeera.

@ElBudaCurioso

Anuncios