Buscar

El Buda Curioso

Blog sobre budismo, meditación, y otros

Etiqueta

sufrimiento

Pasatiempos

<<- Bien, entonces, ¿qué más quieres?
– Quiero más. No estoy contento con ser feliz, no he sido creado para ello, no es mi sino. Mi determinación es lo contrario>>*

Es un tópico, pero es verdad: nacemos y estamos condenados a morir.
Menos evidente para muchos, pero no menos verdad: nacemos y estamos condenados a la insatisfacción, al sufrimiento, al estrés, etc…
Y sin embargo, vivimos como si nunca fuésemos a morir, y sufrimos como si no tuviese remedio.

En la muerte no pensamos. Aunque todos sabemos que existe, y que cualquier día nos toca encontrarnos con ella, subconscientemente estamos, o queremos estarlo, seguros de que no va a ser mañana, ni pasado, sino algún día en el lejano futuro. Tan lejano, que no no importa. Tan lejano, que casi que a mí no me toca. Además, ¡qué tristeza vivir pensando en la muerte!

El sufrimiento no lo paliamos. Vivimos creyendo que el sufrir es el opuesto de la felicidad, del bienestar, y de que consiguiendo ésta desaparece aquél. Pero ni ambas cosas son opuestas, ni nada de lo mundano nos consigue esa ansiada felicidad o bienestar. Al menos, no eternamente. Hay de hecho quien dice que “la felicidad no existe, sino que sólo existen los momentos agradables”. El opuesto del sufrir es el no-sufrir, y el no sufrir sólo se alcanza renunciando a la felicidad, por contradictorio que suene.

Todo aquello que anhelamos porque creemos que nos va a proporcionar cierta felicidad o bienestar, nos proporciona también sufrimiento, pues se sufre mientras se anhela el conseguirlo, se sufre mientras se lucha por conseguirlo, se sufre cuando ya se tiene por lo que cuesta mantenerlo, por el miedo a perderlo, se sufre una vez lo perdamos, etc… además, mientras se tiene, nos preguntamos: ¿cuán feliz soy ya? ¿cuánto dura esto? Y no estoy hablando sólo de bienes materiales, sino de cualquier cosa que anhelemos, ya sea tangible o intangible.

Y esa es precisamente la clave: el anhelo. Anhelamos no morir y anhelamos no sufrir, pero en vez de aceptar y ser conscientes de la inevitable muerte y de poner fin al sufrimiento, intentamos evadirnos de ambas cosas con pasatiempos. Las ignoramos, o lo intentamos, pero ambas cosas llegan.

Pasa el tiempo y buscamos mantenernos ocupados a toda costa, incluso con tareas que nos disgustan. Trabajo, pareja, familia, amigos, enemigos, estatus, dinero, coche, viajes, hobbies, etc… Odiamos el aburrimiento porque no soportamos estar a solas con nosotros mismos. Cuando no estamos ocupados con algo o con alguien, corre el riesgo de tener que ocuparnos de nosotros mismos, corre el riesgo de tener que iniciar una conversación con nosotros mismos. Algunos lo llaman pensar.

Y ese pensar no es una tarea fastidiosa si esos pensamientos los ocupan los pasatiempos de los que hablo, pero en cuanto nos olvidamos de esos pasatiempos, en cuanto nos ocupamos realmente de nosotros y de los temas vitales fundamentales, sin más condimentos… bueno, entonces la cosa se complica, porque es entonces cuando puede que de una vez tomemos conciencia de que todo este chiringito es impermanente, y eso es bastante deprimente.

La cuestión es que, una vez que tomamos verdadera conciencia de esa impermanencia, una vez que tomamos verdadera conciencia de la muerte, una vez que tomamos verdadera conciencia de nuestra insatisfacción, entonces es cuando empezamos a darnos cuenta del sinsentido de todo lo que anhelamos, pues comprendemos que toda felicidad es aparente y efímera, y que por el contrario, la insatisfacción, el sufrimiento y el estrés son permanentes y reales. Cuando comprendemos esto es cuando renunciamos al anhelo. Y renunciando al anhelo, renunciamos a aquello que nos proporciona esa aparente felicidad. Renunciando a esa aparente felicidad, renunciamos a toda la insatisfacción que indirectamente supone.

Sin anhelo, sin felicidad, sin sufrimiento, somos libres. Sin felicidad no hay sufrimiento, y sin sufrimiento no hay felicidad. Ambos términos, felicidad y sufrimiento, no son opuestos sino complementarios, y al liberarnos escapamos de la unidad que forman.

* Cita de El lobo estepario, de Hermann Hesse

@ElBudaCurioso

Anuncios

El deseo y el sufrimiento

Según Buda, los seres ignoramos nuestra propia naturaleza y la del mundo que nos rodea. Esta ignorancia no se refiere tanto a la falta de conocimiento sino a la incapacidad de ser plena y activamente conscientes de que tanto nosotros como todo lo mundano es efímero, y que por tanto sólo nos puede proporcionar una felicidad efímera.

Sin embargo, centramos en lo mundano la finalidad y la base de nuestra existencia: en lo mundano buscamos nuestro bienestar, nuestra estabilidad, nuestra seguridad, etc..  Y no sólo lo buscamos, sino que no creamos lazos emocionales hacia ello, pues creamos sentimientos de afecto por lo que nos agrada y de aversión por lo que nos desagrada. Seguir leyendo “El deseo y el sufrimiento”

Las Cuatro Nobles Verdades

El núcleo de la sabiduría transmitida por Buda se compendia en las Cuatro Nobles Verdades, que son las siguientes:

  1. Noble Verdad del Sufrimiento: la vida es sufrimiento
  2. Noble Verdad del Origen del Sufrimiento: la causa del sufrimiento es el deseo
  3. Noble Verdad del Cesar del Sufrimiento: eliminando el deseo cesa el sufrimiento
  4. Noble Verdad del Camino: el camino para el cese del sufrimiento

El sufrimiento no ha de ser entendido meramente como aquel estado de padecimiento, dolor o pena, sino como todos aquellos sentimientos de insatisfacción y desasosiego que experimentamos a lo largo de nuestra vida.
Seguir leyendo “Las Cuatro Nobles Verdades”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: